¿Qué es el Blanqueamiento dental?

blanqueamiento dental

El blanqueamiento dental

O también llamado clareamiento dental no consiste en un tratamiento solo estético, sino es una técnica que se utiliza en odontología para remover tanto las manchas profundas como las superficiales de la dentadura, por la que puede ser modificado  el color de los dientes haciéndolos más claros.


Es un procedimiento rápido, muy efectivo, seguro y duradero, y  no daña el esmalte dental, que debe ser efectuado por un dentista colegiado que será quien diga los requisitos previos de salud que  es necesario cumplir, y dará además, consejos sobre los hábitos de  alimentación (por ejemplo, evitar alimentos y bebidas que puedan manchar: vino, té, café, caramelos duros, entre otros),  para obtener óptimos resultados con prolongado tiempo de permanencia.


Las Técnicas de Blanqueamiento cambian el color natural del diente, generalmente entre cinco a siete tonalidades más blanco.  Es difícil que los dientes recuperen su color original, pero la sugerencia es que se hagan limpiezas periódicas.
Las manchas van apareciendo conforme se avanza en edad, oscureciéndose o amarillándose, perdiendo su color natural las piezas dentales. Si se blanquea un diente,  tiempo después  se  oscurecerá nuevamente aunque no en grado intenso y, para  que el blanqueamiento se conserve, habrá que tener mantenimiento o, incluso, algún retratamiento.


Pero además del paso del tiempo, hay otras  situaciones que llevan a que el color de los dientes empeore.  Así, los factores genéticos y, también externos, como la manera de alimentarse, pueden producir un color amarillento en  los dientes. Entonces, el tratamiento de blanqueamiento dental consistiría en tratar de despercudir a las piezas dentales desde la parte interna.
Es necesario e importante saber que no se debe realizar este procedimiento en forma continua, pues hay que evitar el uso productos de blanqueamiento por algún periodo, dejando así, descansar a los dientes. Así también, hay que señalar, que los productos realmente blanqueadores (peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida) sólo pueden ser suministrados por el profesional odontólogo en su consulta o prescritos por el mismo, para  usarlos en el domicilio.

Pareja sonriendo blanqueamiento dental


Normalmente, el procedimiento no es doloroso, aunque a veces, después del tratamiento de blanqueamiento dental los dientes pueden quedar sensibles, lo que es  controlable y temporal, pero en la actualidad, los productos que se emplean (enjuagues, y pasta desensibilizantes), contienen menor concentración para disminuir dicha sensibilidad y a su vez proporcionar los beneficios del blanqueamiento. Solo en algunos casos de severa sensibilidad, podrían prescribirse analgésicos.


Finalmente, para  someterse a un blanqueamiento dental,  el primer aspecto a considerar es tener una boca sana, refiriéndose esto a los dientes y a las encías, además de tener la mayoría de edad.
Hay situaciones en las que no conviene hacérselo porque podría perjudicar la salud oral, por eso hay que conocer la condición de cada uno, asistiendo al dentista quien no lo aprobará cuando la persona está embarazada o lactando, en caso de  enfermedad periodontal, caries dental o sensibilidad en los dientes o, si tiene coronas en los dientes anteriores que no puedan blanquearse.