Métodos naturales para el blanqueamiento dental

blanquear tus dientes



Los hábitos alimenticios y otras costumbres cotidianas afectan la coloración de los dientes con el pasar de los años. Los cigarrillos, el café, el vino tinto, las gaseosas y alimentos con carotenos dejan residuos en los poros dentales que un simple cepillado no puede remover. En estos casos, es posible recuperar la estética bucal con sencillos métodos naturales, aunque el completo blanqueamiento dental viene de la mano del odontólogo.

Y si deseas resultados más efectivos, debes complementar la aplicación de cualquier tratamiento casero con la modificación de tus rutinas alimenticias o las acciones que causaron el daño, esto aumentará el efecto reparador en los dientes y podrás disfrutar de una sonrisa más blanca.


4 métodos naturales para el blanqueamiento dental

1. Vinagre de manzana

Es un método ancestral que sirve para destruir y evitar la proliferación de las bacterias que causan los cálculos dentales, es decir, sarro endurecido que adquiere con una pigmentación amarillenta capaz de arruinar cualquier sonrisa. Y puede usarse de dos formas.

  • Pasta: para remover las manchas de los dientes, añade a tu cepillo bicarbonato de sodio y unas gotas de vinagre de manzana. Con esta mezcla, limpia tus dientes de forma habitual, será un sustituto de la pasta de dientes de siempre. Importante: Debes aplicar la pasta máximo 3 veces a la semana.
  • Enjuague bucal: cuando hayas notado mejoría, puedes mantener el efecto blanqueador utilizando el vinagre de manzana como enjuague bucal al igual que se utiliza uno comercial. Importante: lo debes usar máximo 3 veces a la semana de forma temporal, así evitarás efectos adversos.


2. Cáscara de plátano o banana

La banana forma parte del desayuno y merienda de muchas personas, sin embargo, la mayoría suele desechar su piel sin saber que puede ayudar con el blanqueamiento dental. Esta contiene ácido cítrico que es capaz de desprender los cálculos, y ácido salicílico que evita su aparición.

En este caso, debes frotar el interior de la cáscara contra tus dientes. Repite el procedimiento sobre la dentadura por 20 minutos diariamente durante el lapso de 3 semanas. Luego de este tiempo, suspende el tratamiento, ya que el ácido cítrico en exceso también puede afectar la fortaleza de tus dientes.

3. Aceite de coco

El aceite de coco contiene ácido láurico un antimicrobiano que puede limpiar la superficie de la dentadura y evita futuras formaciones de placa.  Además, el aceite y la saliva forman una molécula de oxígeno que se adhiere a los poros dentales y desprende los residuos.

Puedes utilizarlo como sustituto de la crema dental por máximo dos veces a la semana, de forma permanente. Debes añadir una cucharadita de aceite de coco líquido a tu cepillo y limpiar como de costumbre durante 15 minutos.

4. Hierbabuena

Las propiedades del mentol son útiles para controlar el crecimiento de bacterias en los bordes de las encías y que con el tiempo otorgan un aspecto de suciedad a los dientes.

Basta con masticar o frotar en la dentadura hojas de hierbabuena un par de veces a la semana. Otra variante de este tratamiento es utilizar la esencia de las hojas como enjuague bucal, su preparación es igual a la de cualquier infusión y se le puede agregar una pizca de bicarbonato de sodio para duplicar su efecto.

La naturaleza nos provee muchas opciones, pero para un efecto más duradero, más evidente y en corto plazo, nada mejor que acudir con un odontólogo y realizarte un tratamiento de blanqueamiento dental, verás cómo sorprendes a todos con una linda, limpia y blanca sonrisa.