7 Mitos Dentales Desmentidos

Dibujo de diente caricatura y dentistas

Existen muchos malentendidos sobre lo que se necesita para mantener tus dientes saludables, aquí revisaremos 7 mitos dentales. Separemos los hechos de la ficción.
Cuando se trata de cuidar tu sonrisa, hay varios mitos equivocados. Pero si bien la salud oral puede ser conseguida con solo unos cuantos minutos al día, las malas prácticas pueden causar daño irreversible. Aquí está lo que necesitas saber:

 

  • Mito: Mientras más fuerte te cepilles, más limpios quedarán tus dientes.
  • Verdad: Cepillarse muy fuerte puede en realidad dañar tus dientes al erosionar el duro esmalte que protege el interior del diente de caries. He visto tantos casos donde la gente cree que los están limpiando mejor, pero en realidad están desgastando el esmalte y a veces hasta las encías. Siempre se recomienda un cepillado suave.

 

  • Mito: Masticar (chicle) goma de mascar sin azúcar en tan bueno como cepillarse.
  • Verdad: Si esto fuera verdad, los niños de todos lados saltarían de alegría. Masticar goma de mascar sin azúcar, especialmente goma de mascar con xilitol, puede tener un efecto protector en los dientes. La goma de mascar alienta la producción de saliva, la cual ayuda a limpiar los ácidos de los alimentos, bebidas, e incluso del estómago en los casos de reflujo. Pero masticar goma de mascar no reemplaza el cepillarse y el uso del hilo dental en cuanto a remover placa de todas las superficies de tus dientes. Deberías cepillarte al menos dos veces al día por un par de minutos.

 

  • Mito: Si tus encías sangran al usar hilo dental, es mejor dejarlas ahí.
  • Verdad: La razón del sangrado de las encías es la inflamación. A menudo ocurre cuando las bacterias y placas se atoran entre nuestros dientes donde las cerdas del cepillo no llegan adecuadamente. Con el tiempo la bacteria crece y causa que las encías se inflamen. Sangran es parte del proceso. Si usas hilo dental una vez al mes (o justo antes de ir al dentista), es probable que tus encías sangren. Esa es una señal diciéndote que algo está pasando. Convierte el usar hilo dental un hábito diario y la inflamación junto con el sangrado  desaparecerán con el tiempo.
mujer con lentes oscuros mar de fondo
  • Mito: No te has estado cepillando ni usando hilo dental regularmente y tienes una cita con el dentista pronto. Mientras te cepilles bien antes de ir, nadie se dará cuenta, ¿verdad?
  • Verdad: Lamento decírtelo, pero no es tan sencillo. Sin cepillado ni hilo dental regular, un sarro duro es formado alrededor de tus dientes y llega un punto en el cual no te lo puedes quitar solo con cepillarte. Además, no puedes deshacer la inflamación en tus encías que ocurre cuando placa y sarro se han acumulado por seis meses en tan solo unos cuantos días de limpieza. Encías sangrantes y la cantidad y localización de sarro son las principales pistas.

 

  • Mito: Cuando se trata de caries, el azúcar es el principal culpable.
  • Verdad: Cuando piensas en caries, puedes pensar en paletas y otros dulces pegajosos , golosinas. Pero las galletas y papas fritas pueden ser peores para tus dientes. Tiene que ver con el almidón. Son los carbohidratos en general tienen los azúcares que dañan los dientes, pero también se pegan realmente a tus dientes.

 

  • Mito: Si tienes dientes sensibles, significa que has desgastado demasiado del esmalte en tus dientes.
  • Verdad: La sensibilidad es un síntoma de la pérdida del esmalte, la dura capa protectora de tus dientes. Pero puede ser causada por otros factores, tanto como recesión de encías, o el uso de pastas de dientes blanqueadoras. El peróxido de hidrógeno [usado para el blanqueamiento] puede penetrar para remover manchas, Y también penetra a través del esmalte hacia la capa debajo, la cual es la parte más sensible del diente. Las buenas noticias: Si tu sensibilidad es causada por el blanqueamiento de dientes, el cambiarse a una pasta de dientes más gentil puede ayudar a mejorar tus síntomas.

 

  • Mito: Si nada te molesta, no necesitas un chequeo dental.
  • Verdad: Este es una de los más grandes mitos. Con varios problemas dentales, no sientes el dolor inmediatamente. Tengo que explicarle a los pacientes y educarlos sobre las caries y enfermedades orales porque no siempre las sientes. El problema es que una vez los síntomas aparecen, es generalmente un problema más grande. Si esperas hasta que una carie te duela para ir al dentista, podrías terminar necesitando una extracción que pudo ser evitada con chequeos regulares.

El punto principal de ir al dentista es prevenir cualquier complicación que le puedan pasar a nuestros dientes para protegerlos y darnos cuenta antes de que se vuelvan un problema.